Google comenzará el próximo 21 de abril de 2015 a penalizar aquellas webs que no tengan un diseño ‘responsive’, con lo que eliminará de los resultados de búsqueda desde dispositivos móviles a todas las páginas que no se actualicen en esa fecha.

Una web no responsive seguirá apareciendo en las búsquedas que se realicen desde ordenadores, pero desaparecerá en aquellas que se efectúen desde dispositivos móviles, por lo que las empresas notarán una reducción importante en el número de visitas orgánicas, al afectar al posicionamiento de la página.

¿Es mi web responsive?
Google ha puesto a disposición de las empresas que poseen un sitio en Internet una plataforma en la cual, mediante la realización de un sencillo test gratuito, se conoce si una web cumple las características necesarias para ser responsive.

Con ello, los propietarios de las diferentes páginas sabrán si están adaptadas al sistema entrando en la página habilitada por Google, introduciendo la URL o dirección de la web a analizar. El buscador proporcionará la información en unos segundos.